Lugares de Pago

Tú tiempo es dinero.

 

 Ver mas...

 

Consulta de Tramite

Consulte el Estado de su Tramite Documentario en linea.

Clic Aqui...

Ahorremos Agua

El agua es un recurso no renovable, por eso sigue estos pasos para evitar que se desperdicie.

Ver mas...

Consulte su Recibo

Ahora puede consultar su recibo de facturación del mes.

Clic Aqui...

Requisitos

Mejoramos cada día, para poder darte el mejor servicio de Agua y Desagüe de la Región.

Ver mas...

UN PRIMER RESPIRO

UN PRIMER RESPIRO

La palanca que brindó el gobierno a las EPS ya se traduce en mejores indicadores financieros. Mayores avances dependerán de la gestión corporativa de las empresas y del sinceramiento de las tarifas de agua

POR MIRIAM ROMAINVILLE

 

Después de décadas de cifras negativas y eternas críticas a la gestión de los municipios, los márgenes operativos de las Empresas Prestadoras de Servicios de Saneamiento (EPS), intervenidas por el gobierno, se ubican en terreno positivo. De las 50 empresas de agua y desagüe que existe en el Perú, 19 están intervenidas, seis de ellas arrastraban márgenes negativos al 2018, que ya fueron revertidos. El resto lograría lo mismo a fin de año. “Ya tenemos seis EPS positivas. Esto debe ser constante. No queremos que tengan hoy indicadores positivos y mañana se caigan”, sostiene Óscar Pastor Paredes, director ejecutivo del Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (Otass). Para que las EPS ganen autonomía y dejen de depender de subsidios y transferencias presupuestales, es necesario continuar fortaleciendo su gobernanza interna, mejorar su capacidad de ejecución y contar con tarifas de agua que sostengan sus planes de inversión. Oxígeno financiero Cuando hace seis años se anunció que Otass reemplazaría a los municipios en su rol de gestor de EPS —hasta por 15 años— se generó la expectativa de que privados participen en la gestión de estas empresas (SE 1583). “El Otass se creó [en el 2013] en el marco de una estrategia sectorial de promover la incorporación de operadores privados”, recuerda Milton Von Hesse, exministro de Vivienda y director de Videnza Consultores. Esta posibilidad ya está descartada. “La intervención de operadores privados fue derogada. Por ahora las reglas están escritas”, reiteró Pastor Paredes, de Otass. Los principales cambios en las EPS están vinculados a la estandarización de procesos, recorte de gastos y compras corporativas, además de transferencias de presupuesto, que suman S/311 millones en los últimos dos años. El objetivo es alcanzar así el 100% de cobertura en agua potable y saneamiento al 2021. “Hemos sido rigurosos en el control del gasto, pero sobre todo en el control de proveedores, ya que los costos de algunas adquisiciones estaban por encima del mercado”, comenta Juan de Dios Manrique, gerente general de Emapa Cañete, la EPS de la provincia limeña. Para la evolución de las EPS, fue determinante los catastros comerciales, bases de datos que cruza información de clientes, predios y conexiones. Éstos, realizados en cinco de las 19 EPS intervenidas, permitieron identificar conexiones clandestinas. “Haremos este catastro en 11 empresas más”, adelanta Pastor. La EPS Moquegua —la primera intervenida en el 2014— ha logrado incrementar sus ingresos y este año, por primera vez, registraría una utilidad neta. “La empresa ingresa a Otass con una recaudación anual de S/4 millones y deudas de Fonavi y Sunat, que nos embargaban cuentas. La recaudación actual bordea los S/11 millones”, dice Raúl Linares, su gerente comercial. A las seis EPS que ya revertieron su margen operativo negativo (ver gráfico) se sumaría seis este año, como las de Pisco e Ilo. Según Otass, el flujo de caja —entradas y salidas de dinero generado por el mismo negocio— de todas las EPS está en positivo. “El flujo de caja depende de la capacidad de venta, cobranza y gestión de pagos. Una empresa que permanentemente tiene caja libre positiva va a tener un margen operativo positivo, pero se debe considerar la depreciación”, argumenta el economista Jorge Carrillo, profesor de Pacífico Business School.

 

Mirada a largo plazo El alivio financiero que hoy experimentan seis de las empresas administradas por Otass les da espacio para mejorar el servicio de agua potable; sin embargo, su sostenibilidad no está asegurada. Es necesario seguir fortale ciendo su gestión corporativa, y resolver así problemas de fondo como la falta de transparencia en contrataciones con proveedores y la capacidad de atraer talento profesional. “En el último índice de gobernabilidad y gobernanza de Sunass, todas [las EPS] están aún muy bajas. Por ejemplo, Moquegua tiene 17.6 puntos de 100; Cañete, 13.9 puntos”, explica José Díaz Ísmodes, especialista en saneamiento y profesor de la Universidad del Pacífico. Linares, de la EPS Moquegua, considera un riesgo que las municipalidades puedan volver a tener injerencia política en estas empresas. Pero las mejoras operativas y de gestión no son suficientes sin tarifas de agua que sostengan inversiones a largo plazo, orientadas a la prevención de problemas de infraestructura. Sedapal, la EPS más importante del país, está implementando un ajuste tarifario al 2020, que implica alzas. Además, tres EPS intervenidas están elaborando sus estudios tarifarios finales, de acuerdo a Sunass. “El tener tarifas competitivas permitiría equiparar los costos y entrar a una espiral de eficiencia”, manifiesta Gonzalo Ruiz, economista asociado de Macroconsult. No obstante, si las EPS no mejoran su capacidad de ejecución —el año pasado solo se ejecutó el 31% del presupuesto— no podrán mejorar sus servicios de agua y saneamiento. El reto es inmenso.

EMAPACOP SA, OTASS y Usted, trabajando juntos para brindar un mejor servicio.

 

.

Visto 40 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.




Libro de Reclamación